Nuestra piel es nuestro órgano más extenso y superficial

Composición de la piel

La piel está compuesta por tres grandes zonas o capas, que son: epidermis (parte más externa), dermis (parte media o central) e hipodermis (parte más interna), las cuales están interconectadas entre sí.

Nuestra piel actúa como una barrera, en todo el sentido de la palabra: es una barrera exterior porque nos protege del medio, y una barrera interior porque evita la pérdida de agua. El componente principal de esta barrera tan importante es el estrato córneo (parte superior/externa de la epidermis), porque sobre ella se encuentra el manto hidrolípidico.

Leyendo esto podemos llegar a una conclusión importante: hay que mantener el nivel de lípidos («grasa») y de agua de nuestra piel.

Foto de Fondo creado por freepik – www.freepik.es

Introducción a las rutinas faciales

En función del estado y tipo de nuestra piel, buscaremos un tratamiento que contenga en mayor, o menor medida, lípidos y agua, siempre teniendo en cuenta que TODAS las pieles necesitas ambas, porque TODAS las pieles tienen manto hidrolipídico, haciendo necesarios mantener niveles de lípidos y agua en todas ellas.

¿Cómo vamos a mantener nuestra piel en buen estado?: con las rutinas faciales. Es muy importante que tengamos una rutina facial adaptada a nuestra piel y sus necesidades; todas las pieles necesitan limpieza, hidratación y protección solar. Partiendo de esta base general, quiero introduciros un poco acerca de los tipos de pieles principales y algunas rutinas faciales:

Piel normal

Es una piel en condiciones óptimas, bien hidratada, sin falta ni exceso de sebo y sin alteraciones como acné, eczemas… en resumen, la piel que todos querríamos tener.

Cuando tenemos este tipo de piel queremos mantenerla en este estado, así que buscaremos tratamientos que contengan ingredientes humectantes, que nos ayuden a retener el agua (recordemos que es una piel bien hidratada), y una parte de aceite ligera que no sea muy penetrante, por ejemplo, que contengan en sus ingredientes alguna silicona o vaselina.

Piel seca

Es una piel que tiene alterada la producción de sebo, aunque también puede darse el caso de que esta piel pierda mucha agua derivada de la falta de sebo, y esté deshidratada.

Las personas con piel seca suelen notarla tirante e incómoda, y con un aspecto mate. Es importante evitar que estas pieles se deshidraten, por lo que buscaremos tratamientos que contengan aceite para evitar la pérdida de agua, por ejemplo aceites vegetales, animales, aceites sintéticos o lanolina. Por mucho que te guste usar un limpiador fuerte porque “da mayor sensación de limpieza” esta piel no lo necesita, usa un limpiador suave que no sea tan agresivo.

Foto de Mano creado por Racool_studio – www.freepik.es

Piel grasa

Esta piel tiene exceso de sebo, dando un aspecto brillante o, incluso, grasiento. Es muy importante que controlemos bien este exceso de sebo porque puede desembocar en la aparición de acné o, incluso, en una dermatitis seborreica.

Una gran recomendación, tal vez la mejor, porque es donde solemos meter la pata, es no usar limpiadores que contengan aceite ni alcohol (no queremos irritar la piel). Otro gran consejo es evitar tocarse el rostro, algo que os parecerá muy obvio, pero cuando nos tocamos el rostro estamos traspasando la suciedad, el aceite y las bacterias de nuestra manos a la cara, y como podréis adivinar no es lo más conveniente para estas pieles.

Usar una crema hidratante a diario (2 veces al día), se ha convertido en una lucha con la gente que tiene este tipo de piel, ¿por qué? porque piensan que como su piel es grasa no tienen que hidratarla y, para colmo, suelen usar limpiadores muy agresivos, cuando deberían usar limpiadores suaves y preferiblemente espumosos: a veces pensamos que usar un limpiador muy fuerte es mejor para una piel grasa ya que la deja más seca, sin embargo, el uso de limpiadores fuertes puede provocar el efecto contrario, que la piel produzca más aceite, además de que podemos llegar a irritar la piel.

Unas cremas que funcionan muy bien para este tipo de piel son las cremas de excipientes siliconados o cremas que contengan más cantidad de agua que de aceite, además podemos buscar cremas no comedogénicas que nos ayudarán a evitar la obstrucción de los poros. Seguro que os estáis sorprendiendo porque esperabais que recomendara cremas oil free, os voy a decir un «secreto»: en la práctica la formulación oil free es más complicada de lo que parece, ya que la mayoría de las cremas son emulsiones de agua en aceite o de aceite en agua.

¿Esto quiere decir que esas cremas para piel grasa, como contienen una parte de aceite son malas o no son efectivas? No, la piel grasa también necesita aceite, solo que en menor proporción que una piel seca. Recordad que la piel grasa también tiene manto hidrolipídico, por lo tanto, necesita agua y aceite. Además, existen muchos aceites que lejos de perjudicar a una piel grasa van a ayudarla, como el aceite de jojoba, el aceite de avellana o el aceite de zanahoria.

Si la piel grasa tiene tendencia acneica, buscaremos productos que contengan ácido salicílico o peróxido de benzoilo, que nos ayudarán a limpiar la piel. También podemos buscar tratamientos que contengan aceites antibacterianos, como puede ser el aceite de árbol de té, que es uno de los más famosos. Cuando tenemos esta piel tenemos que tener en cuenta que los tratamientos contra el acné necesitan entre 4-8 semanas para ver mejoras, así que sed constantes y no os desesperéis.

Piel mixta

Como su nombre indica es una mezcla, tiene partes normales o secas y partes más grasas (normalmente la zona T). Para este tipo de piel buscaremos limpiadores libres de jabones para no agredir a esas partes secas.

También debemos hidratar todas las zonas de la piel con una crema, incluyendo las zonas más grasas, para ello podemos buscar una hidratante que sea no comedogénica para evitar obstrucciones en los poros.

Este tipo de pieles suelen sufrir deshidratación porque tenemos la mala costumbre de usar productos de limpieza muy agresivos y porque, como en el caso de la piel grasa, huimos de vernos el rostro brillante, y como tenemos zonas más grasas creemos que no es necesario hidratarla.

Como veis, el tema de la elección de tratamiento para cada piel da para hablar mucho, pero no os preocupéis, más adelante seguiremos hablando de ello.

Casos comunes

Un error muy común es confundir una piel seca con una piel deshidrata, cuando la diferencia entre ellas es muy grande: una piel seca necesita lípidos, y una piel deshidratada necesita agua.

Así sobre la teoría suena muy sencillo, el problema es que esto suele presentarse en conjunto, ya que una piel seca puede, y de hecho, suele, estar deshidratada porque la función barrera está alterada por la falta de lípidos, produciendo una mayor evaporación de agua y, haciendo que la piel se deshidrate.

Otro caso muy común es la piel grasa deshidrata, porque cuando buscamos rutinas para este tipo de pieles solemos centrarnos en usar limpiadores muy agresivos que disminuyen la cantidad de lípidos de la piel, produciendo, como en el caso anterior, una mayor evaporación de agua.

Como habéis podido comprobar, encontrar y elegir un tratamiento es tan sencillo como parece, al contrario, es complicado encontrar el equilibrio perfecto que mantenga nuestra piel en buen estado.

Por eso es importante que, cuando os asesoréis, recurráis a profesionales que os puedan asesorar bien, que tengan formación y lo más importante, que no os dediquéis a “automedicaros” usando un producto porque a otra persona le ha ido bien.

Cada persona y cada piel son distintas, y es vital que os asesoréis por un profesional que pueda haceros un análisis facial, un diagnóstico, para conocer el estado real de vuestra piel, porque muchas veces pensabais que vuestra piel es de una manera y os lleváis una sorpresa.

Espero que os haya gustado el post. ¡Estoy deseando leer vuestros comentarios!
5 2 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
6 Comments
Most Voted
Newest Oldest
Inline Feedbacks
View all comments
Pilar Perez
Pilar Perez
1 month ago

Me ha gustado mucho!!! Breve y se explica todo muy bien. De todo aquello que queramos aprender, en importante empezar por la base, muy acertado👍

Carolina
Carolina
1 month ago

Me ha gustado mucho! Muy profesional!
Muchos éxitos!!

Ro_gaarciiaa
Ro_gaarciiaa
1 month ago

Bufff si supieras la de veces que me han querido vender productos para la piel con alcohol diciéndome que la tengo grasa y en realidad la tengo deshidratada…y lo que me ha costado aprenderlo ya ni te cuento….
Me ha gustado mucho la entrada ojalá la gente empiece a escuchar su piel y con esta entrada sé de cuenta de lo que mejor le funciona!!!
Un besito Lidia!