Seleccionar página

Si aún no conoces todos los beneficios que puede aportarte incorporar retinol a tu rutina de cuidado facial sigue leyendo porque: ¡este es tu post!

El retinol es uno de los ingredientes de moda cuyo uso de está extendiendo rápidamente debido a la alta demanda del público, pero realmente ¿sabes cómo actúa este ingrediente en tu piel y en qué concentración debes buscarlo?

¿Qué es el retinol y cómo actúa?

El retinol es la forma cosmética más extendida de la vitamina A; también os puede sonar el ácido retinoico que es la vitamina A pura, por lo que es más efectiva que el retinol pero también tiene un poder irritante mucho mayor.

El principal efecto del retinol en nuestra piel es mejorar la textura, con todo lo que esto conlleva, que es: disminución de líneas de expresión, disminución de arrugas y reducción de los poros; pero también tiene otros efectos como es la atenuación de manchas y unificar el tono de nuestra piel.

Otros efectos importantes que tiene el retinol en nuestra piel son:

  • Promueve a síntesis de colágeno
  • Ayuda a combatir el fotoenvejecimiento
  • Favorece la renovación celular
  • Previene la hiperqueratinización
  • Tiene un efecto antioxidante
  • Regula la producción sebácea
El retinol es fotosensible por lo que se recomienda usarlo por las noches e incluir un protector solar por las mañanas

¿Qué debes tener en cuenta cuando eliges un producto con retinol?

A la hora de elegir un producto con este ingrediente activo tienes que tener en cuenta el tipo de derivado de la vitamina A que se incluye en la formulación y, sobre todo, el grado de concentración en el que se encuentra. ¿Por qué tienes que fijarte en estos puntos?: porque de estos aspectos (tipo de derivado de la vitamina A y grado de concentración) va a depender la eficacia y la acción del producto, así como la posibilidad de ser irritante o no.

Cuando vamos a usar un producto con retinol debemos saber que un ingrediente a evitar si vamos a exponernos al sol, además de que debemos tener cuidado con él cuando nuestra piel es sensible, por lo que es un ingrediente con el que tenemos que tener cuidado: si notas la piel irritada deja de usarlo, y si notas que después de varios usos notas la piel incómoda debes disminuir el número de aplicaciones que estas haciendo y espaciarlas más en el tiempo.

Otro aspecto importante a tener en cuenta es que es absolutamente imprescindible el uso de un factor de protección solar alto mientras dure el tratamiento con retinol, ya que es fotosensible, aunque ya sabéis que yo soy partidaria de usar factor solar SPF50 todo el año usemos o no tratamientos con retinol.

En cuanto a la concentración siempre me inclino por una opción moderada, es decir, una concentración en torno al 0,3%, suficiente para notar resultados pero sin tener mucha concentración como para se incrementen mucho las posibilidades de irritación.

¿Qué es Bakuchiol?

El bakuchiol es la alternativa natural al retinol, se le conoce como el retinol vegano: mejora las líneas de expresión y las arrugas, mejorando la textura de la piel uniformizando el tono.

A diferencia del retinol, que es fotosensible, motivo por lo que se recomienda usarlo de noche, el bakuchiol no lo es, es fotoestable, pudiéndolo usar de día, y sobre todo, tiene una tolerancia mayor, recomendándose para las pieles sensibles o para aquellas pieles que son sensibles al retinol.

Otra gran diferencia es que el retinol ya es efectivo en concentraciones en torno al 0,3%, mientras que el bakuchiol necesita concentraciones superiores al 1%.

Para no faltar a lo que ya se ha convertido en una costumbre, os dejo un listado de productos con retinol y con bakuchiol:

Ahora que ya sabéis todo lo que os puede aportar incorporar el retinol a vuestra rutina ¿os vais a animar? Os leo en los comentarios
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x