Atenta a los detalles y comprometida con cada cliente

Cuando empecé a trabajar en cosmética para pagarme los estudios de biología en la universidad estaba rodeada de muebles de color, y lo que antes era una ligera curiosidad se volvió un gusanillo.

Al comenzar a trabajar para el grupo LVMH conocí a Paula y a Lua, dos excelentes maquilladoras, que me ayudaron muchísimo. Paula me formó en las marcas y me dio un montón de tips para aprender a maquillarme mejor, y Lua me hablaba de un montón de marcas de maquillaje profesional, me hablaba de escuelas donde formarme… entre las dos me terminaron de despertar el gusanillo por este mundo del maquillaje y contar con ellas a mi lado fue un apoyo muy importante, ya que, seguramente, de no haberlas conocido, no me habría lanzado a formarme como maquilladora profesional.

Cuando acabé el máster de maquillaje profesional empecé a trabajar como maquilladora para L’óreal Luxe. A la vez, seguí formándome con un segundo máster de maquillaje y decidí reconducir definitivamente la carrera universitaria haciendo un máster de formulación cosmética y derma, que sinceramente, me encantó.

Actualmente, combino el seguir trabajando como maquilladora con seguir formándome. Para mí, la formación es vital porque me permite incorporar técnicas nuevas, perfeccionar la mía propia y mantenerme al día.